jueves, 12 de marzo de 2009

Doce horas


-Y ahora qué.

-¿Qué de qué?.

-Pues eso, que..¿qué hay de lo nuestro?.

-¿Lo nuestro?.

-Que sí, hombre. Que sabes a qué me refiero... Lo nuestro. Tú y yo. ¿Que qué vamos a hacer?.

-No sé. No quiero rallarme nen...esto...tío.

-Pero ¿te estás rallando?, ¿por qué niño?.

- No sé, es raro. Hacía tiempo que no dormía tan a gusto con alguien.

-A mí me ha encantado, en serio, y eso que me suele repeler el dormir con alguien así de primeras.

-Pero, si me dijiste que te encantaría dormir abrazado a mí.

-Ya, pero sólo contigo.

-Bah, ¡qué tópico!. No me gustan los tópicos. Me parece que te lo dije anoche.

-No sé… creo que eres un tío que merece la pena.

-Sí, que soy una persona que te puede servir quieres decir ¿no?. Con mucha escoria te habrás cruzado tú... ¿Cómo sabes que soy válido si sólo me has probado una vez? ¿Válido para qué? Para ti, para sentirte bien contigo...no te confundas con los abrazos, a veces nos enamoramos más de los abrazos que de las personas.

-Bueno puede ser, pero... no sé.

-A ver...Dame un beso.

-¿Qué?

-Lo has oído perfectamente. Que me des un beso. Hace seis horas que no me das uno.

-Pero... si te hartaste anoche, me dijiste que parara, que tenías los labios ensangrentados de tanto que te los mordí.

-Ya, pero quiero repetir. No sé si son válidas las personas hasta que me besan. Anoche iba muy borracho...

Te besa.


-Pues….me ha gustado. Mucho.

-¡Tú sí que me gustas tonto! Creo que eso se nota.

-Sí hombre…, ¿en qué? ¿En qué se nota a ver?

-No me ataques más. Sabes que eso se nota y ya está. Venga nene, ¡que llevamos doce horas metidos en una cama!.

-¡Doce horas! Joder, qué pronto ha pasado el tiempo….


Suena su móvil.

-¿No vas a cogerlo?

-No quiero.

-A saber qué tendrás tú por ahí.

-A nadie. No tengo a nadie ahora.

-Yo tampoco. Estoy libre. Libre de compromisos.

-Entonces…¿qué piensas? ¿qué hay de nosotros?

-De nosotros...

Te das la vuelta y clavas tus ojos en los suyos.

-No me mires así que me pones nervioso.

-Vaya, después de
doce horas, te pongo ahora nervioso...

Sonríes. El hoyo de tu mejilla te delata. Le das de nuevo la espalda. Arrimas aún más si cabe tu cuerpo buscando acoplarse con el suyo.

-Anda, cállate un poco y abrázame otra vez. Por cierto...¿cómo me dijiste que te llamabas?


16 comentarios:

  1. Hay veces que notas desde el principio de una relación que hay algo distinto. No se sabe bien qué es ese algo, pero hace que todo sea especial: Una mirada cómplice, unos ojos verdes, un lunar en el labio, unas manos que abrazan hasta doler,....

    Y entonces es cuando te planteas si hasta la fecha no estabas equivocado, si esto es realmente lo que buscabas,....

    ¿Y si todas las noches fuesen como la noche pasada?

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué hay de lo nuestro? Aún no me has contestado.

    ResponderEliminar
  3. Eso es amor a primera vista y lo demás tontería.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, tan romántico...
    esas historias, sin grandes fantasías ni viajes me encantan.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. en ocasiones me he preguntado cuantos polvos hacen falta para dejar de ser follamigos

    ResponderEliminar
  6. no tengo la certeza de que haya agua en plutón pero me ronda la sensación de que hay amor...para qué quieres más...
    sólo hay que creer y vivir
    piénsalo...

    tic-tac-tic-tac

    ResponderEliminar
  7. Me gusta como usas lo que puede ser una conversación banal para demostrar la profundidad que podemos alcanzar los seres humanos y que casi nunca vemos por miedo a caer en ese abismo.

    Por cierto... ¿Cómo me dijiste que te llamabas?

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Es autobiográfico?
    A mi me parece muy bonito, aunque puede acabar de cualquiera de las dos maneras posibles...

    ResponderEliminar
  9. que difícil es mantener el equilibrio... es difícil, créeme, pero se vive unos segundos

    SL2

    ResponderEliminar
  10. Hay que lanzarse, cuando se percibe esa chispa hay que intentarlo. Lo mismo no dura más que una semana, lo mismo un mes o toda la vida, pero no se puede desaprovechar la oportunidad cuando nos sale, y eso se percibe, oh, sí que se percibe...

    ResponderEliminar
  11. Conversaciones, en principio intrascendentes, pero quién sabe cuales pueden ser sus resultados y de qué forma pueden cambiarnos la vida o la forma en la que la vivimos, siempre con ese punto de miedo al compromiso. Y es que a pesar de todo hay cosas que no cambian.

    ResponderEliminar
  12. Sencillamente hermoso.
    me ha cautivado... No sé si es que hace mucho tiempo que duermo solo, o no sé qué diantres me ocurre... El caso, es que tras haber leído este diálogo, mi corazón se ha convertido en escarcha.
    Joeeerrr.....

    un beso
    ISIDRO

    ResponderEliminar
  13. Las cosas que tiene la noche.
    Desde que hace días leí este relato, como lo mío es la melomanía, andaba yo buscando ponerle BSO a la historia.
    Al final di con ella.
    El gran Txetxo había escrito hace pocos años la canción perfecta.
    Y es que estas cosas son de un amanecer tan cotidiano como extraordinario.
    Un saludo desde esta bola de agua salada.

    ResponderEliminar
  14. Por cierto Ernestop...¿como me dijiste q t llamabas?
    David

    ResponderEliminar
  15. Me encanta el final...
    ¿será ese?
    Ampa

    ResponderEliminar