viernes, 19 de noviembre de 2010

INAUDITO

Tengo un problema cuando intento dormir que ya me gustaría poder sufrirlo en silencio. Mi problema es el ruido. En el cajón de mi mesita de noche, aparte de gayumbos, calcetines y un Durex Play que nunca se acaba, no puede faltar una pequeña cajita con tapones militares para los oídos. Aún recuerdo aquella noche en el que todos los ruidos del mundo se elevaron a la máxima potencia...

En una muy fría de invierno, en la que no suele apetecer nada más que acurrucarse con una mantita en el sofá, andaba yo, sin embargo, restregándome con el granito de las paredes más caliente que el palo de un churrero. Una ronda de perfiles por el Gaydar, un chateo rápido, un conectar y bajar la cam, un SMS y una dirección en el SMS de retorno bastaron para decidir a hacerme cuarenta kilómetros y plantarme en la casa del que sería mi amante aquella noche. Mi efímero amante resultó ser francés y hablaba en un tono muy alto, algo que me pareció extraño pues tenía en mi cabeza la idea de que todos los franchutes eran expertos susurradores. Mi amante ocasional era pintor y tenía la casa repleta de cuadros abstractos con imposibles imágenes que rozaban lo gore. Su estilo era de estos que desvelan un prototipo de artista con un pasado truculento marcado por algún trauma infantil o tragedia familiar. Mi amante Van Goh era sordo. En un giro, cuando me mostraba una de sus creaciones grotescas, adiviné un pinganillo en su oreja izquierda que parecía un audífono. Me cogió de la mano y, a medida que subíamos las escaleras rumbo a una habitación abuhardillada, la decoración de la casa iba dando un giro timburtoniano. Ya arriba, al fondo, un enorme catre de 2x2, escoltado por cuatro postes de madera pintado con motivos cebriles, presidía una amplísima estancia. Animales disecados colgados en las paredes y en el techo, decenas de estampas religiosas desperdigadas por toda la estancia y una personalísima versión del Saturno devorando a un hijo encima del cabecero, conformaban la visión de la romántica morada de mi amante artista. Tras un ligero sobeteo, ya en pelota picada, nos metimos en la cama. Mucho calentón y tal pero el frío de aquella noche podía con el fuego de los dos. Mi amante taxidermista, en un alarde de poderío, pulsó un botón de su mesilla e hizo que se deslizara un plasma del techo parando justo a los pies del camastro. Muy especial y espacial todo. Previamente por el chat habíamos acordado que, para no hacer el encuentro tan frío, veríamos antes una peli en V.O. dado que su dominio del español era paupérrimo y a mí, el argumento de Saw, como que me daba igual.

Aquello fue casi un sacrílego ritual plagado de gritos y alaridos: los descuartizamientos y automutilaciones del matadero catódico se alternaban con los jadeos de mi amante teniente, que rozaban lo animalesco, próximo al relinchar de un caballo; así como un pitido intermitente que indicaba que a su sonotone se le acababa la pila. Una tormenta eléctrica en la calle se anticipó a la extenuación de los dos. Mi equino amante se quedó más frito que un huevo y yo empecé a extrañar mi cama. El reloj que colgaba de uno de los postes tictacteaba como un condenado. Paró cuando quité la pila pero un humidificador que había al lado de la ventana empezó a borbotear como si un niño chico soplara una pajita en un vaso de Cola Cao. Abajo en el jardín, un aspersor comenzó a regar y a mi derecha oí cómo una cinta de vídeo empezó a reboninarse sospechosamente… La dirección de mis ojos no daba abasto. Se oyó un truenazo y comenzó a caer un aguacero que hacía retumbar continuamente el techo de uralita de la habitación contigua, donde se había grabado en vídeo lo que captó el ojo-cámara del buitre; el que nos acechaba inmóvil desde la cómoda de enfrente. Mi amante ajeno, inmutable a todos estos ruidos, comenzó a roncar como un poseso, anulando por goleada los decibelios allí desatados. Mis chasquidos de lengua para callarlo fueron inútiles. Su sordera ya era fulminante, casi letal. La tormenta afuera seguía cayendo con fuerza y yo, como un rayo, acabé saliendo escopeteado a la calle en busca de ella.


13 comentarios:

  1. Mare mía del amor hermoso. No te llevaste la cinta, no pisaste su audífono para vengarte de su sueño de huevo frito.

    Y no te diste la vuelta nada más ver los cuadros?

    Tantas dudas. Al menos te fuiste con una historia y al menos un orgasmo.

    Me ha gustado mucho, al borde todo el relato del horror absoluto, en cualquier momento esperaba la aparición de un mostro de la quinta de Cthulhu, pero no he perdido la sonrisa en ningún momento durante la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como película romántica, Saw nunca tuvo éxito. Tampoco las judias pintas son la mejor comida para enamorar a alguien.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la historia, los sordos tenemos nuestro encanto, jajaja. Al menos te llevaste a casa una historia para no dormir.

    A mí me pasa igual que a ti, no puedo dormir con ruidos y muy especialmente el tic-tac de los relojes de cuerda... Los odio tanto como el capitán Garfio, jaja. Un saludo y escribe pronto.

    ResponderEliminar
  4. Un universo de sonoridades imposibles de conciliar con la idea del merecido descanso.

    Que bien, este texto tan descriptivo no me hace añorar esas excursiones nocturnas.

    Noisy Kisses

    ResponderEliminar
  5. He decidido que en lugar de comentar este terrorífico post voy a dejarte mi e-mail para que me mandes una copia del video furtivo ;-)
    Grasiassss.

    ResponderEliminar
  6. Increíble, me has dejado muda :)
    En serio, me encanta cómo escribes

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, en el fondo ha sido divertido, cuando me esperaba litros de sangre. Yo hubiera abandonado la conversación de msn en el mismo momento que me hubiera propuesto ver Saw. No puedo ver cine de terror.
    Veo que has recuperado la memoria, me alegro. Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Follar con el Saturno encima de la cama! Y viendo Saw.. madre mía, lo que no haremos los tíos en un calentón, jaja-.

    Pero al final son las experiencias que recuerdas y se cuentan..

    Un beso fuerte, encantado de estar contigo de nuevo

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, ja, ja, ja, ja, qué historia más rimbombante te has marcado, me ha gustado mucho tu manera de contarlo y las expresiones que usas, genial!!! y encima pones de banda sonora el Cvalda de Bjork y todos esos ruiditos, ja, ja, ja, ja, por cierto, yo también me apunto al club de los insomnes, me basta el aleteo de un puto mosquito y ya me tienes desvelado...

    beXotes

    X

    ResponderEliminar
  10. ...y aún pudiste hacer algo?

    yo, salgo corriendo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Joder Argui! ¿pero dónde te metes? ¡lo que hay que hacer pa follar!
    En fin... si es que hay años que no está uno paná!
    Eres la hostia!

    MUA!

    ResponderEliminar
  12. Tengo un truco para poder dormir con ruido. Pensar que estás durmiendo en un barracón de un campo de concentración.
    saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola, después de otro tiempo he regresado con un nuevo texto..
    te dejo un fuerte abrazo!
    y desde ya felices fiestas!

    ResponderEliminar