domingo, 3 de noviembre de 2013

LA NADA ENCONTRADA


"Cuando de veras se quiere, el miedo es tu carcelero..." Rafael de León



  Aprovechó que se estaba duchando para contar los condones que había en su mesita de noche. No faltaba ninguno, los mismos siete de la última vez. Olió las sábanas para corroborar que no las había cambiado porque siempre lo hacía en domingo.  Buscó en la ropa tirada el calzoncillo en el que no había rastro de semen. El móvil, quería saber con quién habló a las 00:37, la última conexión de wasap que le había visto  por la mañana. Resultó ser su madre que había quedado con él para desayunar al día siguiente. Facebook, Line, Gmail, SMS... El no encontrar nada le desesperó aún más porque se sintió muy ridículo. Derrotado se tumbó sobre la cama y mirando al techo, a la nada encontrada, notó cómo un escalofrío de miedo, ansiedad,  infelicidad y rabia le recorrió todo el cuerpo hasta que rompió a llorar.


9 comentarios:

  1. Perfecta descripción. Eso son son los celos, quien los vive, los sufre.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moisés! Qué alegría verte por aquí! Ha sido ver tu avatar y echar la vista atrás cuatro años. Gracias por volver. Besos.

      Eliminar
    2. Es hora del come-back!!! Lo que sí que me alegra es saber que entrar aquí es una garantía. En plena forma, sí señor!!! Enhorabuena

      Eliminar
  2. Como me dijo mi padre una vez...."Quién busca....encuentra" y encontré...no veas si encontré....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, lo siento. A mí me pasó una vez que busqué y encontré, casi en mis propias narices. Lo malo de este personaje es que está obsesionado con encontrar donde no lo hay. Besos y bienvenida.

      Eliminar
  3. Buscando o sin buscar... si 'hay', siempre termina por verse... ¿para qué adelantar (o volver...) al 'invierno'?
    Muuuuuchossss besossss, mi caballero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí para qué adelantar, si luego todo viene solo. Besos mi querida y fiel dama.

      Eliminar